viernes, 27 de febrero de 2009

Carnívoros gigantes


Hace poco, ojeando un librillo, me tope con un dibujo comparativo entre un T-Rex y un Giganotosaurus y me di cuenta de algunas diferencias anatómicas que me gustaría exponer aquí.
Vale, no tengo reconstrucción alguna de Giganotosaurus, pero si de un pariente cercano, Mapusaurus rosae, si bien algo inferior en tamaño al primero, estructuralmente parecido.
He juntado algunas reconstrucciones de terópodos y las he juntado en una sola imagen con los animales a la misma escala. Hay que dejar constancia que parte de la reconstrucción de Mapusaurus se hace con restos de otros miembros de su familia, si bien los rasgos no son idénticos serán parecidos.
Principalmente quiero comentar la anatomía del Rex comparándola con la de los carnívoros gigantes Mapusaurus rosae y Acrocanthosaurus atokensis, al Spinosaurus aegypitiacus lo he incluido sólamente con fines comparativos respecto al tamaño, no de su anatomía pues tiene muchos elementos desconocidos.
Quiero hacer constancia también que si bien, Acrocanthosarus y Spinosaurus tienen una desarrollada elongación de las vértebras dorsales (elongación máxima en Spinosaurus), ambos provienen de familias distintas, por lo que la vela dorsal, más que un rasgo compartido, se trata de un fenómeno convergente.

Bien, de lo primero que uno puede darse cuenta es que el cráneo en T-Rex es mucho más robusto y macizo que en los otros dos, mientras que en los primeros, las aberturas parecen maximizarse en un intento de aligerar al animal, en T-Rex se produce el fenómeno contrario, todas las aberturas craneales son de menor tamaño (la abertura ocular puede dar impresión de ser mucho menor en tamaño, aunque puede ser cierto, la proyección bidimensional de la órbita hace que parezca más pequeña de lo que en realidad es). La abertura preorbital es más pequeña y aparece dividida. La abertura maxilar se reduce a un angosto agujero, y la abertura postorbital también se reduce. A ello se le une un agrandamiento del hueso maxilar de la mandíbula superior, y una mandíbula inferior gigantesca en comparación con la de los otros dos.
Seguramente se podrían sacar más rasgos en este sentido en el cráneo de los animales.
Lo siguiente que parece más evidente es la abismal diferencia de tamaño y estructura de los huesos de las caderas de los animales. El pie del pubis de T-Rex es inmenso comparado con el de los otros dos y los huesos ilíacos son mucho más grandes, seguramente la masa muscular de T-Rex que iba anclada a estos huesos ridiculizarían a la de Acrocanthosaurus y Mapusaurus.
El fémur en T-Rex es mucho más grueso, el trocánter de la parte medial es más puntiagudo que en Acrocanthosaurus (en Mapusaurus no aparece, pero esto es una reconstrucción), lo que podría indicar unas inserciones más sólidas y fuertes de los tendones. La tibia es más gruesa, y la cabeza proximal de la fíbula es mayor. Otra diferencia muy chocante es la abismal diferencia en tamaño y grosor de los metatarsos y de las falanges de los pies.
La relación crural (índice que se establece dividiendo la longitud femoral entre la longitud tibial) es semejante en los tres individuos (ligeramente inferior en Mapusaurus) y superior a 1 en Acrocanthosaurus y T-Rex.
Las vértebras de toda la columna son ridículas en Acrocanthosaurus y Mapusaurus con respecto a T-Rex, desde las cervicales a las caudales sin excepción.
Para rematar, la escápula es muy superior en tamaño a la de los otros dos. si bien las patas superiores son inferiores en tamaño a las de Acrocanthosaurus (y similares a las de Mapusaurus), lo cual es un poco paradójico ya que siempre se ha resaltado la aparente distrofia de esta parte corporal en tiranosáuridos respecto a otros animales. Si bien es evidente que dicha distrofia se produjo en algún momento de la evolución del linaje de los tiranosáuridos, en T-Rex parece como si los miembros superiores "resurgieran de las cenizas".

La sensación que se obtiene de comparar los tres esqueletos es que T-Rex era mucho más robusto y quizás mucho más fuerte que los otros dos. Sus enormes patas bien pudieron servir para aguantar su enorme corpulencia durante carreras prolongadas. Su macizo cráneo y cuello parece estar particularmente bien adaptado para soportar embestidas y para realizar increíbles acometidas con una mandíbula inferior que lo menos que se puede decir es que da miedo. Toda su columna vertebral chilla a pleno pulmón el enorme poderío de esta criatura.
Si bien Mapusaurus es una reconstrucción, su dibujo no dista mucho del de Giganotosaurus. Tal vez T-Rex no fuera mayor en tamaño que Mapusaurus, Giganotosaurus o el enorme Spinosaurus, pero si yo fuera hadrosaurio preferiría tener delante a cualquiera de los otros tres en lugar de a T-Rex.

Edición 27-02-2009:
He hecho una modificación de la imagen de arriba incluyendo una reconstrucción de Giganotosaurus aportada por El Noasaurus. Se puede ver que, si bien el Giganotosaurus es notoriamente superior (aunque no se aprecia tanto como en la imagen de El Noasaurus, ya que creo que el T-Rex que allí aparece se queda un tanto corto, creo que la cola debería ser más larga), algunos huesos como los de las caderas son prácticamente iguales en tamaño y los metatarseos y falanges de los pies en T-Rex siguen siendo mayores.

Nueva Imagen:



Imagen aportada por El Noasaurus:





martes, 17 de febrero de 2009

Nuevo sauropodomorfo basal: Panphagia protos


Enlace a artículo completo aquí.

Se ha descubierto un nuevo dinosaurio de tipo saurisquio que podría ayudar a esclarecer la división que separaron los clados Therópoda y Sauropodomorpha a finales del Triásico, hace unos 225 millones de años (Carniense).
Se trata del ejemplar denominado Panphagia protos, el cual comparte algunos rasgos entre sauropodomorfos basales como Saturnalia tupiniquim y el comúnmente aceptado como terópodo Eoraptor lunensis, y digo supuestamente ya que aún no esta clara la posición filogenética de este último.
Los restos fueron encontrados en pisos carnienses de la formación de Ischigualasto, formación que incluye los famosos fósiles de Herrerasaurus ischigualastensis y Eoraptor.

Sistemática
-Dinosauria Owen, 1842
-Saurischia Seeley, 1887
-Sauropodomorpha Huene, 1932
-Panphagia gen. nov.


Figura1. Mapa geológico del parque Ischigualasto en San Juan (Argentina). La flecha roja indica el lugar del hallazgo del holotipo de Panphagia protos, el cual está localizado cerca de la base del Carniense de la Formación Ischigualasto.

Holotipo
Cráneo parcial incluyendo el hueso nasal y prefrontal de la parte derecha, frontal izquierdo, ambos parietales, ambos quadrates, prootic derecho, supraoccipital, mitad anterior izquierda de la mandíbula inferior y mandíbula inferior derecha carente de parte del hueso dentario; restos axiales incluyendo una vértebra cervical anterior y dos posteriores, cuatro arcos neurales posteriores, un centrum dorsal, primera vértebra sacra, dos vértebras caudales proximales, una proximo-medial y 15 distales; elementos de los miembros incluyendo la escápula izquierda, illium derecho, parte del pubis izquierdo, ischium izquierdo, tibia, astrágalo y metatarso 3 de la parte derecha, mitad proximal de un probable metatarso 4 y cuadro falanges del pie de incierta posición. Los huesos fueron encontrados desarticulados pero en una asociación cerrada en un área de 1 m^2 aprox. El espécimen es un individuo inmaduro con suturas neurocraneales, neurocentrales y del scapurocoracoides abiertas, y de una longitud aproximada del cuerpo de 1,3 m.




Figura 2. Reconstrucción del esqueleto de Panphagia protos. La reconstrucción muestra los huesos preservados en color blanco y en gris aquellos de los que no se tiene noticia. Longitud total aproximada del cuerpo: 1,30m




Figura 3. huesos preservados del cráneo. Nasal en vista lateral (A) y dorsal (B). (C) Preforntal en vista lateral. (D) frontal izquierdo en vista lateral. (E) parietal izquierdo en vista dorsal. (F) quadrate izquierdo en vista posterior. (G) Supraoccipital en vista posterior. (H) prootic derecho en vista lateral.
Barra de la escala 1cm.



Figura 4. Mandíbula inferior derecha. (A) vista lateral, (B) vista medial, (C) fragmento de la mandíbula inferior izquierda, (D) terminación posterior de la mandíbula inferior derecha en vista dorsal. Barra de la escala 1cm.



Figura 5. Diente anterior en vista labial (A) y lingual (B). Barra de escala 1mm.



Figura 6. (A) Vértebra cervical posterior en vista ventral (presumiblemente la C8). (B) Vértebra cervical anterior en vista lateral.(C) Vértebra cervical posterior (presumiblemente C7) con un crecimiento anormal en vista dorsal. (D) Arco neural en vista lateral y (E) en vista posterior. (F y G) Primera vértreba sacra (S1) en vistas lateral y dorsal respectivamente. (H) Vértebra caudal posterior en vista lateral (revertida). Barra de escala 1cm.



Figura 7. Escápula izquierda en vista lateral (A), anterior (B) y medial (C). Barra de escala 2cm



Figura 8. Illium izquierdo en vista lateral (A) , en vista posterior (B) y anterior (C). Pubis izquierdo en vista lateral (D) y anterodorsal (E). Ischium izquierdo en vista lateral (F) y distal (G). Barra de escala 2cm.



Figura 9. Tibia derecha en vistas lateral (A), distal (B) y posterior (C). (D) Astrágalo derecho en vista proximal. Metatarso derecho 3 en vistas anterior (E) y proximal (F). Barra de escala 2cm.


Figura10. Cladograma resultado del análisis de los restos. Situando a Panphagia como un grupo hermano de Sauropodomorpha.