jueves, 17 de mayo de 2012

Yutyrannus huali


Bueno, hace tiempo ya desde la última entrada de este blog jejeje. Va siendo hora de despertarlo un poco, y qué mejor manera de hacerlo que con este espectacular terópodo descubierto hace poco en la formación Yixian del Cretácico inferior de la provincia de Liaoning en China. 
Se trata de un terópodo estrechamente emparentado con los tiranosáuridos. No solo resulta llamativo por su estrecha relación de parentesco con los famosos carnívoros tardocretácicos, por su mano tridáctila, en lugar de con sólo dos dedos como es característico en los tiranosáuridos, o por su llamativa cresta rugosa a lo largo de la linea media del cráneo, sino más bien por dejar mostrar huellas de plumas o "protoplumas" (más parecidas al plumón de una cría de ave que a una verdadera pluma), lo cual lo convierte en el primer terópodo de gran tamaño (9 metros y unos 1400Kg de peso) en mostrar gran parte de su cuerpo (principalmente cuello, cadera y parte de la cola) cubierto de estas protoplumas.
Podéis encontrar más información en el enlace de la Wikipedia:

Aquí dejo una foto de alta resolución que he encontrado del cráneo del holotipo:



Y aquí una reconstrucción del fósil y un esquema del cráneo del Yutyrannus


Se me viene a la cabeza la antigua discusión sobre la fisiología de los dinosaurios, y en particular, aquella en la que se sostenía que dinosaurios grandes con un metabolismo activo tendrían problemas de temperatura y de enfriamiento de sus cuerpos, por lo que se les suponía un nivel de actividad dependiente de la temperatura ambiental ("sangre fría"). Hasta ahora, las plumas se habían encontrado solamente en animales pequeños (terópodos y también ornitópodos pequeños como el Tianyulong), por lo que era de suponer que los animales pequeños hubiesen desarrollado un metabolismo endotérmico (con una temperatura corporal constante e independiente del ambiente), mientras que los animales grandes podrían aprovecharse de su gran masa corporal para mantener una temperatura corporal constante y un metabolismo activo (homeotermia de masa) o en sulugar, tener directamente un metabolismo de "sangre fría". Este nuevo hallazgo, sin embargo, sugiere directamente que los terópodos grandes también podrían ser endotérmicos y no tener el mencionado problema de sobrecalentamiento.
En fin, un interesante ejemplar que, sin duda, tomará un papel clave en futuras discusiones sobre la fisiología de estos bichejos.

Un saludo.



viernes, 16 de septiembre de 2011

"Pelusa" dinosauriana encontrada en ámbar canadiense



Enlace al artículo original aquí

De acuerdo con un nuevo estudio, las "pelusas" encontradas atrapadas en los diminutos bits de ámbar antiguo, pueden representar algunos de los tempranos experimentos evolutivos que condujeron al desarrollo de la pluma moderna. Estos filamentos pilosos están tan bien preservados que incluso proporcionan pistas acerca del color que éstas tenían, dicen los investigadores.

El ave más antigua, Archaeopteryx, vivió en lo que es hoy Alemania hace unos 150 millones de años, y el dinosaurio emplumado más antiguo conocido, Anchiornis huxleyi, vivió en el noreste de China hace entre 151 y 161 millones de años. Ambas criaturas tienen plumas al estilo moderno, cada una de las cuales posee un mástil central, barbas que constituyen la vela de la pluma y bárbulas, subestructuras parecidas al velcro, que mantienen unidas las barbas formando una superficie aerodinámica sólida y resistente.

Estructuras, que se cree representaban estadios tempranos de la evolución de la pluma, como filamentos flexibles y no ramificados—a menudo llamadas protoplumas—han sido encontradas en fósiles de dinosaurios que vivieron tiempo después que Archeopteryx y Anchiornis, pero no han sido percibidas en fósiles más antiguos.

Cuando Ryan McKellar, paleontólogo de la Universidad de Alberta, Canadá, y sus colegas buscaron entre más de 4000 piezas de las colecciones de ámbar de varios museos canadienses, encontraron 11 especímenes que incluyen restos de plumas y protoplumas. Los transparentes trozos de ámbar—la mayoría menores de 1 centímetro de ancho—han sido recogidos de depósitos con una antigüedad de 78 o 79 millones de años, cuando la región, en aquellos entonces cercana al mar, estuvo cubierta de bosques de coníferas.

En una inspección más detenida, McKellar y su equipo notaron que algunas de las plumas se asemejan a las de las aves modernas, con el mástil, las barbas y sus bárbulas, posiblemente, algunos de esos fragmentos debieron proceder de un ave capaz de volar. Otras contienen estructuras que ayudaban a las plumas a absorber agua, similares a aquellas encontradas en aves acuáticas modernas, que usan plumas empapadas en agua para contrarrestar su flotabilidad y así poder zambullirse bajo la superficie en busca de presas o rebuscar en el fondo de un lago. Estas plumas, posiblemente procedían de aves acuáticas semejantes a algunas actuales, sugieren los investigadores.

Pero alguna de las estructuras preservadas en el ámbar, no se parecen a nada visto en ninguna criatura viviente hoy día. en una instancia, el ámbar lleva, regularmente espaciados, filamentos huecos, cada uno de los cuales de 16 micrómetros de diámetros, más o menos del grosor del pelo humano más fino. Los filamentos, aparentemente, no tienen paredes celulares, por lo que se descarta que se trate de fibras vegetales o micóticas, dice McKellar. Además, no tienen rasgos similares a pequeñas escamas como sí las tienen los pelos de los mamíferos; "No tenemos absoluta certeza de qué son, pero sí estamos bastante seguros de qué no son" asegura McKellar. Podrían tratarse de protoplumas, dice McKellar, porque se parecen a las estructuras carbonizadas encontradas en algunos fósiles chinos, los cuales, a pesar de que mantienen una exquisita preservación de tejidos blandos, a menudo, no preservan detalles pequeños.

Mientras que algunas de las plumas y protoplumas parecen haber sido casi transparentes, otras están fuertemente pigmentadas, y, probablemente, en vida fueran de colores pardos, grises oscuros y negros. Estudios previos de fósiles preservados en roca, han usado técnicas fluorescentes de rayos X, para ver la concentración de cobre y otros metales que unen los melanosomas, estructuras portadoras de pigmentos, en las plumas, proporcionando pistas de los patrones de color de las aves tempranas como Archaeopteryx y Confuciusornis.

McKellar y sus colegas "presentan una muestra amplia y excitante de plumas" dice Richard Prum, un ornitólogo evolucionista de la Universidad de Yale. Aunque la evidencia sugiere que las estructuras filamentosas son protoplumas, la carencia de otros restos en el ámbar, como un trozo de hueso o de piel, deja abierta la posibilidad de que estas estructuras no estén asociadas a dinosaurios después de todo. En su lugar, sugiere, podría tratarse de algo completamente nuevo, que no se ha preservado en ningún otro lugar en el registro fósil.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Concavenator Corcovatus


Hallado un nuevo dinosaurio terópodo de tamaño medio (unos 4 metros de largo) de hace unos 130 millones de años (Cretácico temprano) en Cuenca.
Este hallazgo destaca por la presencia de estructuras parecidas a aquellas de las aves donde se insertan las plumas.
Lo que no se es porqué tanto revuelo en que aparezcan plumas en dinosaurios que no pertenecen a la clase de los Coelurosaurios, si ya hace un año , mas o menos, se descubrió el primer ornitisquio con protoplumas, el Tianyulong confuciusi.

Esto no hace sino corroborar que el origen de las plumas habría que situarlo antes de la aparición de los primeros coelurosaurios, pero esto es algo que ya se viene intuyendo desde la aparición del Tianyulong.

Pero en fin, entre esto y la presencia de unas espinas lumbares elongadas, lo que le hace parecer que tiene una joroba, ya tiene la fama garantizada. Y se nota, dado el gran revuelo mediático que ha causado:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/gran/jorobado/dinosaurio/espanol/elpepusoc/20100908elpepusoc_6/Tes

http://www.diariosur.es/rc/20100908/sociedad/dinosaurio-jorobado-cuenca-201009081826.html

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=510207

http://www.20minutos.es/noticia/808839/0/nueva/especie/dinosaurio/

Jo, si hasta lo han llamado Pepito (pobre animal, si levantara cabeza a más de uno se comía...):
http://www.elpais.com/fotografia/sociedad/Reconstruccion/dinosaurio/concavenator/Pepito/elpepisoc/20100909elpepisoc_3/Ies/

El artículo original
http://www.nature.com/news/2010/100908/full/news.2010.455.html


Como curiosidad cabe descatacr que en nature se menciona que su longitud es de 4 metros y no 6 como aparece en el resto de noticias copiadas.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Anchiornis huxleyi

Bueno, parece ser que ahora se va a poner de moda llevar cuatro alas:



Recordemos que ya tuvimos un pionero en este terreno denominado Microraptor gui, no obstante Microraptor data del Cretácico temprano, mientras que este es incluso más antiguo que Archaeopteryx.

He aquí un enlace al artículo en inglés, pero por si el idioma representa algún problema haré una de mis toscas traducciones:

"La temprana evolución de los principales grupos de terópodos no-avianos aún no está bien entendida debido mayormente al pobre registro fósil del Jurásico. Una consecuencia bien sabida de este problema es la "paradoja temporal", argumento que a veces se utiliza en contra de la hipótesis del origen terópodo de las aves. Aquí presentamos un excepcionalmente bien preservado espécimen pequeño de terópodo, recogido de la formación Tiaojishan, al oeste de Liaoning, China, que data de inicios del Jurásico tardío. El espécimen es relacionable con los Troodontidae, que están entre los terópodos más estrechamente relacionados con las aves. Este nuevo hallazgo refuta la "paradoja temporal" y proporciona información relevante sobre el esquema temporal de la divergencia de los terópodos. Además, el emplumado intensivo de este espécimen, particularmente el anclaje de largas plumas pennáceas a los pies, arroja nueva luz a la temprana evolución de las plumas y demuestra la compleja distribución de los aspectos esqueléticos o integumentarios cercana a la transición dinosaurio-ave.

Anchiornis huxleyi ha sido descrito recientemente, basado en un espécimen incompleto, como una forma aviana basal rellenando el hueco morfológico entre dinosaurios avianos y no avianos. Un espécimen casi completo e intensivamente emplumado (LPM-Boo169, alojado en el museo paleontológico de Liaoning), asociable a Anchiornis huxleyi, ha sido recuperado en la formación Tiaojishan en la localidad de Daxishan, provincia de Jianchang. La formación Tiaojishan ha estado tradicionalmente asociada al Jurásico medio pero ha sido datada más recientemente entre 161 y 151 millones de años. Es incluso más antiguo que los estratos cercanos de los que se han extraído ejemplares de Archaeopteryx.
El nuevo espécimen exhibe un cráneo sub-triangular en vista lateral y un gran forámen surangular, como en otros terópodos paraavianos y deinonicosaurios, respectivamente 5-7 (figuras 2 y 3a). Tiene una gran apertura maxilar separada de la apertura anteorbital por una angosta barra interfenestral, una barra internarial aplanada dorsoventralmente, un surco que se ensancha posteriormente en la superficie labial del hueso dentario alojando forámenes neurovasculares, y los dientes de los huesos premaxilar y dentario estrechamente empaquetados en la región symphyseal, caracteres compartidos con otros troodóntidos, 5,7-9. Además, Anchiornis recuerda a Mei en el sentido de presentar un gran hueso de la nariz que se extiende posteriormente más allá del borde anterior de la fosa anteorbital 5, un surco longitudinal a lo largo del borde dorsomedial del tramo suborbital del hueso jugal, una fila de dientes del maxilar que se aproxima posteriormente a la barra preorbital y dientes sin borde aserrado (también presentes en el troodóntido Byronosaurus 8). Un gran forámen del hueso paraquadrate contrastando con el de otros troodóntidos pero en acuerdo con los dromaeosaurios.
Postcranealmente, Anchiornis también posee algunos aspectos troodóntidos, incluyendo un relativamente largo y ligero proceso transversal en las vértebras dorsales, y anterior en la mayoría de las vértebras caudales 8. Como en Archaeopteryx 4, las vértebras caudales mediales y posteriores soportan distintos procesos en los surcos localizados cerca del punto medio del eje isquial tal y como apaerece en el dromeosáurido Buitreraptor 10. Como en Mei y otros dromeosáuridos 11, la articulación distal del metatarso II es tan ancha como la del III.
Hay unas diez grandes plumas pennáceas ancladas al antebrazo, 11 a las manos (Fig. 3d,e), 12-13 en las patas traseras y 10-11 a los metatarsos (Fig. 3g). Las rémiges (plumas remeras) primarias y secundarias son similares en tamaño y morfología (Fig. 3j-l). Las rémiges más largas, localizadas cerca del extremo distal del antebrazo y el extremo proximal de la mano, son alrededor del 150% de la longitud del húmero. Debido a que las plumas de las alas más grandes están cerca de la muñeca, la parte más ancha de la ala está relativamente proximal, en contraste con el dromeosáurido basal Microraptor y otras aves basales como Archaeopteryx 12. Las rémiges distales principales recuerdan aquellas de Microraptor y dinosaurios avianos basales 4,12,13 ya que tienen raquis curvo, pero las rémiges son relativamente pequeñas con un fino raquis, simétricas y con terminaciones romas. En Microraptor y avianos basales 12, las rémiges principales no son sólamente significativamente más largas que las secundarias sino que también poseen un raquis prominente, son asimétricas y con extremos puntiagudos. Las largas plumas pennáceas también cubren casi toda la longitud de las patas traseras del Anchiornis (Fig. 3m). Las plumas crurales son mas largas que las de los metatarsos, los cuales son cas perpendiculares al eje longitudinal de los metatarsos. También aparecen plumas mucho más cortas ancladas en las falanges de los dedos de los pies, estas plumas parecen ser pennáceas, una condición previamente desconocida en ningún taxón fósil.
Se pueden diferenciar dos tipos de plumas "pilosas" correspondientes a los tipos previamentes identificados en el dromeosáurido Sinornithosaurus 14. Las plumas del primer tipo están compuestas de un paquete de filamentos unidas proximalmente y que permanecen casi paralelas. Las plumas del segundo tipo consisten en una serie de filamentos que se ramifican lateralmente desde un fino filamento raquial central (Fig. 3i).
Anchiornis huxleyi está posicionado como un troodóntido basal por nuestro análisis filogenético (Fig. 4), pero también posee algunos aspectos notables de los grupos Avialae y Dromaeosauridae que incluso "emborronan" las distinciones entre los tres grupos principales de terópodo paraavianos (Información suplementaria).
En particular, los miembros superiores de Anchiornis son proporcionalmente mucho más largos que aquellos de los troodóntidos, pero similares en longitud que algunos avialanos y dromaeosaurios basales. Los miembros superiores de Anchiornis huxleyi también superan en longitud a los de Microraptor 3, un aspecto a menudo considerado como un indicador de capacidades aéreas. Sin embargo, las plumas rémiges de Anchiornis no están tan adaptadas al vuelo como las de Microraptor y otros avianos basales 12. Además, la elongación extrema de las patas traseras en Anchiornis huxleyi sugiere una fuerte capacidad para la carrera 3, aunque su largo y extenso plumaje no es común entre los animales corredores: en las aves y mamíferos corredores, las patas traseras tienden a mostrar una reducción, o incluso unapérdida completa de plumas o pelo, respectivamente.
De forma similar, la recientemente descrita forma avialae del Jurásico Epidexipteryx se parece a las formas basales de aves en varios aspectos esqueléticos usualmente interpretados como relacionados para capacidades aéreas, pero carece de plumas pennáceas que pudieran facilitar la locomoción aérea 15. Conjuntamente, estos datos apuntan hacia un complejo patrón de evolución morfológica hacia la base del grupo Paraves.
La distribución de grandes plumas pennáceas ya sea anatómica o filogenética, implica que estas estructuras evolucionaron primero en las porciones distales de los miembros superiores y en la cola en los terópodos manirraptóridos y sólamente se desplegaron proximalmente como un paso subsecuente en la evolución de los terópodos 12.
Es interesante que este patrón de "primero distalmente" parece aplicarse también en la evolución de las plumas pennáceas en las patas traseras de los paravianos. Se conoce ahora que las grandes plumas pennáceas aparecieron en la parte inferior de las patas traseras y, articularmente, en los metatarsos en al menos un miembro basal de cada uno de los tres grandes grupos paravianos: el troodóntido basal Anchiornis, el avialae basal Pedopenna y el dromeosáurido basal Microraptor 13,16. Además, muchas formas basales avianas tienen grandes plumas pennáceas en la parte inferior de las patas traseras que se fueron reduciendo en formas derivadas de aves. Esto sugiere que las grandes plumas pennáceas se desarrollaron primero se desarrollaron distalmente en las patas traseras, delanteras y en la cola. Esta evolución desembocó en la aparición de la condición "cuatro-alas" en la base del grupo paraves. Mientras que las grandes plumas de las alas delanteras se desarrollaron en la subsecuente evolución aviana, las grandes plumas de las patas traseras se fueron reduciendo e incluso desaparecieron 12. Esto sugiere que la intensiva "plumificación" del pie fue una modificación crítica en la transición hacia las aves y que la escala de los pies de las aves modernas puede ser una estructura secundaria derivada, una posibilidad también soportada por algunos estudios experimentales 18.
La "plumificación" intensiva del pie es algo que aparece en algunas aves modernas cumpliendo la función de aislante y protectora 19. En la mayoría de los casos, las plumas no están organizadas en una superficie plana y coherente como en Microraptor, Pedopenna y Anchiornis 20, lo que indica que las plumas de los pies de estos taxones pudieron haber tenido una función aerodinámica a diferencia de las aves actuales. Esto pudo implicar que la condición "4-alar" jugara un papel en el origen del vuelo aviano, como se sugiere en estudios previos 12,17, no obstante, esta conclusión no está universalmente aceptada. Sin embargo, las significativas diferencias entre las grandes plumas de los pies de Anchiornis y aquellas de Microraptor sugieren que estas plumas pudieron ser menos efectivas aerodinámicamente que las de Microraptor.
El escaso registro fósil de terópodos no avianos ha entorpecido el entendimiento de la temprana evolución de los terópodos coelurosaurios y ha generado una aparente discrepancia entre estratigrafía y filogenia que es usada algunas veces para argumentar en contra del origen terópodo de las aves. Aunque algunos terópodos incluyendo a los troodóntidos han sido situados en el Jurásico, todo ha estado basado en material fragmentario 22-25. Anchiornis huxleyi probablemente pertenece al período Oxfordiano, y representa incuestionablemente el terópodo más antiguo 7. La presencia de troodóntidos a principios del Jurásico tardío indica que todos los grupos derivados de terópodos se originaron en esta época.
Una filogenia graduada basada exclusivamente en hallazgos bien corroborados de fósiles sugiere que todos los grupos principales de tetánuros, incluyendo a las aves, se pudo haber originado y diversificado rápidamente entre el Jurásico medio y tardío (Fig. 4). Esta rápida divergencia pudo haber coincidido con los documentados cambios paleogeográficos que tuvieron lugar por la misma época.
De forma alternativa, una filogenia que incorpore el material fragmentario sugiere que los tetánuros tuvieron una historia evolutiva mucho más larga y que existen grandes posibilidades de que pudiera remontarse incluso hasta el Triásico."



Figura 1.
Columna estratigráfica del Jurásico y Cretácico inferior del oeste de Liaoning, mostrando las zonas donde se han descrito dinosaurios emplumados. Aparecen dos grandes franjas con este tipo de especímenes: La formación Tiaojishan con Anchiornis Huxleyi (LPM-Boo169) datando de hace cerca de 155 millones de años y el grupo Jehol con Microraptor y otros dinosaurios emplumados que datan de hace unos 125 millones de años.



Figura 2
Anchiornis huxleyi LPM-Boo169. a, Fotografía y b, dibujo. Abreviaciones:
cav, vértebras caudales; cev, vértebras cervicales; dr, costillas dorsales; dv vértebras dorsales; f, pluma; fu, fúrcula; ga, gastralia; lfe, fémur izquierdo; lfi, fíbula izquierda; lh, húmero izquierdo; lil, ileon izquierdo; lis, isquion izquierdo; lm, mano izquierda; lp, pie izquierdo; lr, radio izquierdo; ls, escápula izquierda; lt, tibio-tarso izquierdo; lu, ulna izquierda; ma, mandíbula; pu, pubis; rc, coracoides derecho; rfe, fémur derecho; rh, húmero derecho; ril, ileon derecho; rm, mano derecha; rp, pie derecho; rr, radio derecho; rs, escápula derecha; rt, tiobio-tarso derecho; ru, ulna derecha; sk, cráneo; sy, synsacrum. Barra de escala, 5 cm.



Figura 3.
Elementos del esqueleto y plumas asociadas de LPM-Boo169.
a, Cráneo y mandibula. b, Vértebras caudales mediales. c, Fúrcula y escapurocoracoides derecho. d, Brazo izquierdo. e, Brazo derecho. f, Pata trasera izquierda. g, Pie derecho. h, Plumas cercanas al cráneo. i, Plumas próximas a la región pectoral. j, Rémiges distales principales. k, Rémiges principales mediales. l, Principales rémiges secundarias. m, plumas pennáceas ancladas a los metatarsos. Las flechas indican los límites del tejido blando. Barras de escala: a,b,d-g, 2cm; c, 1 cm; h,k,l 2mm in; i,j,m 1 mm.


Figura 4.
Filogenia temporal de los terópodos (ver información suplementaria)
La duración temporal de los principales grupos de terópodos (barras sólidas), basada en las evidencias fósiles bien corroboradas, indica que los grupos principales de tetánuros divergieron rápidamente en el Jurásico medio y Jurásico tardío.



jueves, 19 de marzo de 2009

Tianyulong confuciusi. Segunda Parte



Esto de aquí es una traducción del artículo que ha salido en la Wikipedia:

Tianyulong, (el nombre procede del Museo de la Naturaleza de Shandong Tianyu, donde se ha alojado el holotipo) es un género de heterodontosáurido ornitisquio conocido por tener una fila de filamentos largos localizados en la espalda, cola y cuello. La similaridad de estas estructuras con las encontradas en otros terópodos soporta la homología con las plumas y establece la posibilidad de que los dinosaurios tempranos y sus ancestros estuviesen cubiertos con estructuras filamentosas similares que se pueden considerar como plumas primitivas (protoplumas). La única especie es T. confuciusi, cuyos restos fueron descubiertos en Jianchang, provincia Liaoning, China, en una formación perteneciente al grupo Jehol y datando del Cretácico temprano.
El holotipo consiste en un esqueleto incompleto preservando cráneo y mandíbula parciales, vértebras presacras parciales, vértebras caudales proximales y mediales, escápula casi completa, ambos húmeros, extremo proximal de la ulna izquierda, ambos huesos púbicos parciales, ambos isquiones, ambos fémures, tibia, fíbula y pie derechos, así como impresiones de estructuras filamentosas simples no ramificadas. El holotipo pertenece a un individuo subadulto que mediría probablemente unos 70cm de longitud, medida basada en las proporciones del africano Heterodontosaurus.

Clasificación
Tianyulong está clasificado como heterodontosáurido, un grupo de pequeños dinosaurios ornitisquios caracterizados por un cuerpo ligero, cola larga y un par de colmillos agrandados semejantes a caninos. Eran herbívoros aunque también posiblemente omnívoros. Hasta el descubrimientos de Tianyulong, los miembros conocidos del grupo pertenecían al Jurásico superior de Sudáfrica y Norteamérica, con algún género adicional del Cretácico temprano de Inglaterra (Echinodon). Tianyulong, sin embargo establece firmemente la existencia de heterodontosáuridos durante el Cretácico temprano y extiende su rango geográfico hasta Asia.

Paleobiología
Las estructuras filamentosas integumentarias se hallan preservadas en tres áreas del fósil: una en la parte inferior del cuello, otra en la espalda, y la de mayor tamaño en la parte dorsal de la cola. Los filamentos huecos son paralelos y simples, sin presencia de ramificaciones. Aparentan ser relativamente rígidos, haciéndolos más análogos a las estructuras halladas en la cola de Psittacosaurus que a las proto-plumas encontradas en dinosaurios terópodos avianos y no avianos. Entre los terópodos, las estructuras de Tianyulong son más similares a las protoplumas sencillas de Sinosauropteryx y Beipiaosaurus. La longitud estimada de las estructuras en la cola redundan cerca de los 60 mm, lo cual es 7 veces mayor que la altura de las vértebras caudales. Su longitud y naturaleza hueca se manifiestan en contra de la interpretación en la que estas estructuras sean en realidad fibras de colágeno.
Este tipo de estructuras dérmicas han sido descubiertas hasta ahora en terópodos y ornitisquios, y su descubrimiento en Tianyulong extiende la existencia de dichas estructuras hacia abajo en el árbol filogenético. Sin embargo, la homología entre los filamentos de ornitisquios y las proto-plumas de los terópodos no es obvia. Si la tesis de la homología es cierta, la consecuencia sería que el ancestro común de saurisquios y ornitisquios estaba cubierto por estructuras parecidas a primitivas plumas, y que los grupos de dinosaurios en los que se han encontrados impresiones de piel, como los saurópodos, perdieron dicha cobertura. Si la homología no es cierta, podría indicar que dichos filamentos dérmicos se desarrollaron de forma independiente en saurisquios y ornitisquios, al igual que sucediera en otros arcosaurios como los pterosaurios. Los autores han notado (en una información suplementaria al artículo principal) que el descubrimiento de estructuras filamentosas similares en el terópodo Beipiaosaurus han reforzado la idea de la homología. Tanto los filamentos de Tianyulong como los de Beipiaosaurus son largos, simples y no ramificados. En Beipiaosaurus, sin embargo, los filamentos están aplanados, mientras que los de Tianyulong son de sección circular, y por lo tanto más próximas en estructura a las formas más tempranas de plumas predichas por los modelos.

Tianyulong confuciusi. Un Ornitisquio con protoplumas



Se ha descubierto un nuevo dinosaurio "protoemplumado" que podría suponer una profunda revolución en algunas ideas de Dinosaurios.
Enlace a la noticia aquí.
Se trata del Tianyulog confuciusi. El tema es que este nuevo dinosaurio no es un terópodo como cabría esperar, sino que pertenece a la familia Heterodontosauridae, que es una familia de dinosaurios ornitópodos y ornitisquios.
Dada la gran separación y evolución paralela de saurisquios y ornitisquios, encontrar ejemplos de protoplumas en ambos bandos supone tener que buscar el origen común mucho más atrás en el tiempo que lo que se venía pensando.
Incluso algunos conjeturan ya, que las plumas de las aves y los pelos de los Pterosaurios tengan un orígen en común.

Imágenes de las impresiones de las protoplumas de Tianyulong:


Árbolo filogenético en el que se muestran que las estructuras parecidas a pelos de Psitacosaurus, las protoplumas de Tianyulong y las plumas de las aves deben tener un origen común:

domingo, 15 de marzo de 2009

Mural comparativo



He ampliado la imagen que hice para el post anterior (carnívoros gigantes) y he incluido algunos géneros de carnívoros más junto a algunos ornitópodos y saurópodos con fines comparativos. Todas las imágenes han sido tomadas de Scott Hartman.

Edición 19-03-2009:
He subido una imagen de mayor resolución aquí.

viernes, 27 de febrero de 2009

Carnívoros gigantes


Hace poco, ojeando un librillo, me tope con un dibujo comparativo entre un T-Rex y un Giganotosaurus y me di cuenta de algunas diferencias anatómicas que me gustaría exponer aquí.
Vale, no tengo reconstrucción alguna de Giganotosaurus, pero si de un pariente cercano, Mapusaurus rosae, si bien algo inferior en tamaño al primero, estructuralmente parecido.
He juntado algunas reconstrucciones de terópodos y las he juntado en una sola imagen con los animales a la misma escala. Hay que dejar constancia que parte de la reconstrucción de Mapusaurus se hace con restos de otros miembros de su familia, si bien los rasgos no son idénticos serán parecidos.
Principalmente quiero comentar la anatomía del Rex comparándola con la de los carnívoros gigantes Mapusaurus rosae y Acrocanthosaurus atokensis, al Spinosaurus aegypitiacus lo he incluido sólamente con fines comparativos respecto al tamaño, no de su anatomía pues tiene muchos elementos desconocidos.
Quiero hacer constancia también que si bien, Acrocanthosarus y Spinosaurus tienen una desarrollada elongación de las vértebras dorsales (elongación máxima en Spinosaurus), ambos provienen de familias distintas, por lo que la vela dorsal, más que un rasgo compartido, se trata de un fenómeno convergente.

Bien, de lo primero que uno puede darse cuenta es que el cráneo en T-Rex es mucho más robusto y macizo que en los otros dos, mientras que en los primeros, las aberturas parecen maximizarse en un intento de aligerar al animal, en T-Rex se produce el fenómeno contrario, todas las aberturas craneales son de menor tamaño (la abertura ocular puede dar impresión de ser mucho menor en tamaño, aunque puede ser cierto, la proyección bidimensional de la órbita hace que parezca más pequeña de lo que en realidad es). La abertura preorbital es más pequeña y aparece dividida. La abertura maxilar se reduce a un angosto agujero, y la abertura postorbital también se reduce. A ello se le une un agrandamiento del hueso maxilar de la mandíbula superior, y una mandíbula inferior gigantesca en comparación con la de los otros dos.
Seguramente se podrían sacar más rasgos en este sentido en el cráneo de los animales.
Lo siguiente que parece más evidente es la abismal diferencia de tamaño y estructura de los huesos de las caderas de los animales. El pie del pubis de T-Rex es inmenso comparado con el de los otros dos y los huesos ilíacos son mucho más grandes, seguramente la masa muscular de T-Rex que iba anclada a estos huesos ridiculizarían a la de Acrocanthosaurus y Mapusaurus.
El fémur en T-Rex es mucho más grueso, el trocánter de la parte medial es más puntiagudo que en Acrocanthosaurus (en Mapusaurus no aparece, pero esto es una reconstrucción), lo que podría indicar unas inserciones más sólidas y fuertes de los tendones. La tibia es más gruesa, y la cabeza proximal de la fíbula es mayor. Otra diferencia muy chocante es la abismal diferencia en tamaño y grosor de los metatarsos y de las falanges de los pies.
La relación crural (índice que se establece dividiendo la longitud femoral entre la longitud tibial) es semejante en los tres individuos (ligeramente inferior en Mapusaurus) y superior a 1 en Acrocanthosaurus y T-Rex.
Las vértebras de toda la columna son ridículas en Acrocanthosaurus y Mapusaurus con respecto a T-Rex, desde las cervicales a las caudales sin excepción.
Para rematar, la escápula es muy superior en tamaño a la de los otros dos. si bien las patas superiores son inferiores en tamaño a las de Acrocanthosaurus (y similares a las de Mapusaurus), lo cual es un poco paradójico ya que siempre se ha resaltado la aparente distrofia de esta parte corporal en tiranosáuridos respecto a otros animales. Si bien es evidente que dicha distrofia se produjo en algún momento de la evolución del linaje de los tiranosáuridos, en T-Rex parece como si los miembros superiores "resurgieran de las cenizas".

La sensación que se obtiene de comparar los tres esqueletos es que T-Rex era mucho más robusto y quizás mucho más fuerte que los otros dos. Sus enormes patas bien pudieron servir para aguantar su enorme corpulencia durante carreras prolongadas. Su macizo cráneo y cuello parece estar particularmente bien adaptado para soportar embestidas y para realizar increíbles acometidas con una mandíbula inferior que lo menos que se puede decir es que da miedo. Toda su columna vertebral chilla a pleno pulmón el enorme poderío de esta criatura.
Si bien Mapusaurus es una reconstrucción, su dibujo no dista mucho del de Giganotosaurus. Tal vez T-Rex no fuera mayor en tamaño que Mapusaurus, Giganotosaurus o el enorme Spinosaurus, pero si yo fuera hadrosaurio preferiría tener delante a cualquiera de los otros tres en lugar de a T-Rex.

Edición 27-02-2009:
He hecho una modificación de la imagen de arriba incluyendo una reconstrucción de Giganotosaurus aportada por El Noasaurus. Se puede ver que, si bien el Giganotosaurus es notoriamente superior (aunque no se aprecia tanto como en la imagen de El Noasaurus, ya que creo que el T-Rex que allí aparece se queda un tanto corto, creo que la cola debería ser más larga), algunos huesos como los de las caderas son prácticamente iguales en tamaño y los metatarseos y falanges de los pies en T-Rex siguen siendo mayores.

Nueva Imagen:



Imagen aportada por El Noasaurus:





martes, 17 de febrero de 2009

Nuevo sauropodomorfo basal: Panphagia protos


Enlace a artículo completo aquí.

Se ha descubierto un nuevo dinosaurio de tipo saurisquio que podría ayudar a esclarecer la división que separaron los clados Therópoda y Sauropodomorpha a finales del Triásico, hace unos 225 millones de años (Carniense).
Se trata del ejemplar denominado Panphagia protos, el cual comparte algunos rasgos entre sauropodomorfos basales como Saturnalia tupiniquim y el comúnmente aceptado como terópodo Eoraptor lunensis, y digo supuestamente ya que aún no esta clara la posición filogenética de este último.
Los restos fueron encontrados en pisos carnienses de la formación de Ischigualasto, formación que incluye los famosos fósiles de Herrerasaurus ischigualastensis y Eoraptor.

Sistemática
-Dinosauria Owen, 1842
-Saurischia Seeley, 1887
-Sauropodomorpha Huene, 1932
-Panphagia gen. nov.


Figura1. Mapa geológico del parque Ischigualasto en San Juan (Argentina). La flecha roja indica el lugar del hallazgo del holotipo de Panphagia protos, el cual está localizado cerca de la base del Carniense de la Formación Ischigualasto.

Holotipo
Cráneo parcial incluyendo el hueso nasal y prefrontal de la parte derecha, frontal izquierdo, ambos parietales, ambos quadrates, prootic derecho, supraoccipital, mitad anterior izquierda de la mandíbula inferior y mandíbula inferior derecha carente de parte del hueso dentario; restos axiales incluyendo una vértebra cervical anterior y dos posteriores, cuatro arcos neurales posteriores, un centrum dorsal, primera vértebra sacra, dos vértebras caudales proximales, una proximo-medial y 15 distales; elementos de los miembros incluyendo la escápula izquierda, illium derecho, parte del pubis izquierdo, ischium izquierdo, tibia, astrágalo y metatarso 3 de la parte derecha, mitad proximal de un probable metatarso 4 y cuadro falanges del pie de incierta posición. Los huesos fueron encontrados desarticulados pero en una asociación cerrada en un área de 1 m^2 aprox. El espécimen es un individuo inmaduro con suturas neurocraneales, neurocentrales y del scapurocoracoides abiertas, y de una longitud aproximada del cuerpo de 1,3 m.




Figura 2. Reconstrucción del esqueleto de Panphagia protos. La reconstrucción muestra los huesos preservados en color blanco y en gris aquellos de los que no se tiene noticia. Longitud total aproximada del cuerpo: 1,30m




Figura 3. huesos preservados del cráneo. Nasal en vista lateral (A) y dorsal (B). (C) Preforntal en vista lateral. (D) frontal izquierdo en vista lateral. (E) parietal izquierdo en vista dorsal. (F) quadrate izquierdo en vista posterior. (G) Supraoccipital en vista posterior. (H) prootic derecho en vista lateral.
Barra de la escala 1cm.



Figura 4. Mandíbula inferior derecha. (A) vista lateral, (B) vista medial, (C) fragmento de la mandíbula inferior izquierda, (D) terminación posterior de la mandíbula inferior derecha en vista dorsal. Barra de la escala 1cm.



Figura 5. Diente anterior en vista labial (A) y lingual (B). Barra de escala 1mm.



Figura 6. (A) Vértebra cervical posterior en vista ventral (presumiblemente la C8). (B) Vértebra cervical anterior en vista lateral.(C) Vértebra cervical posterior (presumiblemente C7) con un crecimiento anormal en vista dorsal. (D) Arco neural en vista lateral y (E) en vista posterior. (F y G) Primera vértreba sacra (S1) en vistas lateral y dorsal respectivamente. (H) Vértebra caudal posterior en vista lateral (revertida). Barra de escala 1cm.



Figura 7. Escápula izquierda en vista lateral (A), anterior (B) y medial (C). Barra de escala 2cm



Figura 8. Illium izquierdo en vista lateral (A) , en vista posterior (B) y anterior (C). Pubis izquierdo en vista lateral (D) y anterodorsal (E). Ischium izquierdo en vista lateral (F) y distal (G). Barra de escala 2cm.



Figura 9. Tibia derecha en vistas lateral (A), distal (B) y posterior (C). (D) Astrágalo derecho en vista proximal. Metatarso derecho 3 en vistas anterior (E) y proximal (F). Barra de escala 2cm.


Figura10. Cladograma resultado del análisis de los restos. Situando a Panphagia como un grupo hermano de Sauropodomorpha.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Anchiornis Huxleyi

Xu X., Zhao, Q,, Norell, M., Sullivan, C., Hone, D., Erickson, G., Wang, X-L., Han, F-L., & Guo, Y. (2008). Nuevo terópodo emplumado que rellena un hueco en el origen de las aves. Chinese Science Bulletin vol. 54.

Recientes descubrimientos de fósiles han ido reduciendo el salto morfológico existente entre dinosaurios avianos y no avianos. Los avianos incluyendo a Archaeopteryx difieren de los terópodos no avianos en las proporciones de los miembros. En particular, los terópodos avianos tienen miembros delanteros proporcionalmente más largos y robustos capaces de soportar una gran superficie aerodinámica. Aquí informamos de un nuevo dinosaurio maniraptoriforme Anchiornis huxleyi gen. et sp. nov., basado en un espécimen recogido de los depósitos lacustres de edad incierta al oeste de Liaoning, China. Con un peso estimado de unos 100 gramos, Anchiornis es el más pequeño terópodo no aviano descubierto hasta el momento. Muestra algunos aspectos de la articulación de la muñeca que indican una gran movilidad, presagiando los mecanismos de movimiento de las alas vistos en la mayoría de las aves descendientes y sugiriendo una rápida evolución de los huesos carpales. Por otro lado, Anchiornis es una forma intermedia entre dinosaurios avianos y no avianos morfológicamente hablando y representa un paso transicional hacia la condición aviana. En contraste con algunos análisis filogenéticos recientes, nuestro análisis incorpora sutiles variaciones morfológicas y recupera la idea tradicional apoyando la hipótesis monofilética del grupo Avialae

domingo, 14 de diciembre de 2008

Skorpiovenator bustingorryi y compañía



Fig. 1. a. Mapa de localización mostrando el lugar del hallazgo cerca de la villa El Chocón, indicado con un asterisco. b. Esqueleto articulado de Skorpiovenator bustingorryi aún en su funda de yeso. c. Anatomía del esqueleto de S.bustingorryi, reconstrucción en vista lateral.

El artículo original se puede descargar desde aquí.

Nuevos dinosaurios carvnívoros del Cretácico superior de la Patagonia y la evolución de los terópodos abelisáuridos.

Juan I. Canale & Carlos A. Scanferla &
Federico L. Agnolin & Fernando E. Novas


Abstract.
Se informa aquí del descubrimiento de un esqueleto casi completo del dinosaurio abelisáurido Skorpiovenator bustingorryi. El holotipo fue encontrado en los sedimentos del Turoniense del Noroeste de la Patagonia Argentina. Este nuevo taxón se ha situado dentro de un nuevo clado de Abelisáuridos suramericanos llamados Brachyrostra. Dentro de los brachyrostranos, el acortamiento del cráneo y la hiperosificación de la parte superior del mismo parece estar relacionado con un progresivo cercamiento o acorralamiento de la fosa de la órbita, una serie de aspectos posiblemente relacionados con capacidades de absorver impactos. Además, el desarrollo de estructuras semejantes a cuernos y un engrosamiento diferencial del craneo parecen haber sido adquiridos convergentemente dentro del clado Abelisauridae. Basados en las similaridades en la morfología dental entre Skorpiovenator y los carcharodontosáuridos, sugerimos que algunos dientes asilados encontrados y asignados primariamente a carcharodontosáuridos post-Cenomanienses pertenecen más probablemente a abelisáuridos.

Introducción
El grupo Abelisauridae son una parte representativa de la radiación de los dinosaurios terópodos ceratosaurianos del Cretácico, constituyendo el más diverso y bien conocido grupo de dinosaurios depredadores procedentes de Gondwana (Bonaparte 1991), incluyendo los taxones descubiertos en diversas localidades en SudAmérica (p.ej. Abelisaurus comahuensis Bonaparte y novas 1985, Carnotaurus sastrei Bonaparte et al. 1990, Aucasaurus garridoi Coria et al. 2002, Ekrixinatosaurus novasi Calvo et al. 2004, Ilokelesia aguadagrandensis Coria and Salgado 2000, Pycnonemosaurus nevesi Kellner and Campos 2002), Africa (p. ej. Rugops primus Sereno et al. 2004), Madagascar (p. ej. Majungasaurus crenatissimus Krause et al. 2007) y la India (p. ej. Indosaurus matleyi Carrano and Sampson 2008). Aunque representados por esqueletos relativamente bien preservados, las relaciones filogenéticas dentro del grupo aún están siendo debatidas (Coria and Salgado 2000; Coria et al. 2002; Carrano et al. 2002; Carrano and Sampson 2008). Aquí describimos a un nuevo miembro del grupo Skorpiovenator bustingorryi gen. et sp. nov. de los estratos del Cenomaniense tardío-Turoniense temprano de la Patagonia, Argentina, el cual nos acerca un poco más a la sistemática y evolución de este grupo de dinosaurios carnívoros.

Taxonomía
Theropoda Marsh 1881
Ceratosauria Marsh 1884
Abelisauroidea Bonaparte 1991
Abelisauridae Bonaparte and Novas 1985
Carnotaurinae Sereno 1998
Brachyrostra nuevo clado
S.bustingorryi gen. et sp. nov.

Etimología
El nombre genérico deriva de los términos latinos skorpios (escorpión) y venator (cazador) debido a la abundancia de escorpiones vivos que se encontraban alrededor de la excavación. El nombre específico hace honor a Manuel Bustingorry, propietario del cortijo donde el animal fue encontrado.

Holotipo
MMCH-PV48 (Museo Municipal "ErnestoBachmann"; Villa El Chocón, Neuquén, Argentina):
Esqueleto articulado (Fig. 1b,c) representado por un cráneo casi completo, mandíbulas y la mayoría de los huesos post-craneales, careciendo del miembro superior derecho y de la mitad distal de la cola.

Localización Cortijo del señor Bustingorry, a 3 Km al NorOeste de la localidad de El Chocón, provincia de Neuquén, NorOeste de la Patagonia, Argentina. El espécimen fuen encontrado en los sedimentos fluviales pertenecientes a los niveles inferiores de la formación Huincul (Cenomaniense tardío-Turoniense temprano; Corbella et al. 2004). Esta formación ha proporcionado otros géneros de terópodos incluyendo el carcharodontosáurido Mapusaurus rosae (Coria y Currie 2006) y el abelisáurido I. aguadagrandensis (Coria y Salgado 2000).
Skorpiovenator se diferencia de los otros géneros en la morfología de los huesos post-orbitales y el hueso quadrate (ver más abajo).

Diagnóstico
Skorpiovenator se distingue de otros abelisáuridos basándose en los siguientes rasgos únicos:
(1) crecimiento homogéneo y ascendente del hueso maxilar, permaneciendo homogéneamente ancho rostrocaudalmente, (2) tramo maxilar horizontal hundido dorsoventralmente con márgenes dorsales y ventrales, (3) contacto subvertical entre los huesos maxilar y jugal, (4) 19 dientes en la mandíbula superior, (5) hueso lacrimal proyectado rostralmente y un gran desarrollo suborbital, (6) hueso quadratojugal con una muesca pronunciada desde la vista caudal, (7) hueso dentario con un desarrollo bifurcado caudoventralmente para encajar o recibir el extremo rostral del hueso angular y (8) hueso angular con el extremo rostral hundido dorsoventralmente para encajar entre los huesos splenial y prearticular.

Descripción
La longitud del esqueleto desenterrado (medido desde la premaxila hasta la 12ª vértebra caudal) es de unos 4,35 m. Por lo que se estima una longitud total para el animal de unos 6m (Fig 1c). El cráneo está muy ornamentado con protuberancias y tubérculos, aspectos que aparecen con frecuencia en los abelisáuridos. El cráneo es tambien bastante corto craneocaudalmente, similar a Carnotaurus (Bonaparte et al. 1990), siendo más corto y alto que los cráneos de Abelisaurus y Majungasaurus (Bonaparte y Novas 1985; Sampson et al. 1998). Notablemente, los huesos maxilar y lacrimal en Skorpiovenator son más anchos que los huesos correspondientes del resto de abelisáuridos. La fosa anteorbital del tramo ascendente del hueso maxilar está menos desarrollado que en otros abelisauroideos como Noasaurus o Ekrixinatosarurus. El hueso jugal es tan alto como el de Carnotaurus (Bonaparte et al. 1990). El lacrimal es fuertemente sigmoideo en la vista lateral y muestra un desarrollo por debajo de la órbita localizado ventralmente. Como dato interesante, el hueso lacrimal soporta un proceso rostral bien desarrollado que se conecta con el hueso nasal, un rasgo que no está presente en el resto de abelisáuridos. Las cuencas orbitales están cercadas ventralmente por una pestaña suborbital del hueso post-orbital que hace casi contacto con el hueso lacrimal. El hueso post-orbital está fuertemente expandido y ornamentado con un borde dorsal parecido a Ekrixinatoraurus contrastando con la morfología alisada en Ilokelesia. Al igual que en Ekirxinatosaurus, los huesos post-orbital y squamosal están reforzados caudoventralmente. Como en otros abelisáuridos, los cóndilos articulares del hueso quadrate están bien desarrollados y son parecidos en tamaño, mientras que en Ilokelesia el cóndilo lateral es mucho más reducido que el medial.
La zona de contacto entre los huesos dental y post-dental es muy extensa lo que hace que la fosa mandibular (anterorbital) sea más pequeña que en otros abelisáuridos. El hueso dentario muestra un proceso caudoventral que se bifurca para recibir o encajar el hueso angular, un aspecto que no se ha observado en otros abelisáuridos.
El número de dientes en el hueso maxilar es de 19, que es un número mayor que el observado en el resto de abelisáuridos. La forma general de las piezas es similar a las de otros abelisáuridos (p. ej. Majungasaurus), con unos bordes mesiales extremadamente curvados mientras que los distales no lo son tanto. Aparecen arrugas en el esmalte cerca de los bordes aserrados (fig 2c), una característica parecida a la de los carcharodontosáuridos alosauroideos. Los dientes maxilares y del hueso dentario muestran superficialmente marcas de vasos capilares.
El resto del esqueleto de Skorpiovenator fue encontrado articulado hasta la 12ª vértebra caudal. Las vértebras dorsales y sacras están completas aunque aún no están preparadas. Las vértebras cervicales muestran unas epipófisis hipertrofiadas, pero sin los procesos craneales informados en Carnotaurus, Noasaurus y Aucasaurus.
Las vértebras caudales muestran los típicos rasgos abelisaurinos, como un largo proceso expandido distalmente y con forma de abanico transversalmente, con una ligera proyección anterior que contacta con el proceso transversal de la vértebra precedente. Las vértebras caudales proximales soportan procesos proyectados transversalmente contrastando con la condición presente en Carnotaurus y Aucasaurus por ejemplo, donde el proceso transversal está dirigido laterodorsalmente.
El hueso Illium muestra un borde dorsal curvado con forma convexa mientras que en otros animales como Aucasaurus y Carnotaurus es recto. El fémur es un hueso robusto en la mayoría de los abelisáuridos llevando una evidente cresta mediodistal en el extremo que articula con la tibia. Los metatarsos II- IV son subparalelos a los otros en contraste con los de Majungasaurus, en el cual, el metatarso IV es divergente distalmente.


Fig. 2. Cráneo completo y mandíbulas de S. bustingorryi. a Fotografía. b Reconstrucción. c diente simple de Skorpiovenator. d,e Dientes atribuidos supuestamente a carcharodontosáuridos. Abreviaturas: d Dentary, a Angular, sa Surangular, ar Articular, pm Premaxila, m Maxila, n Nasal, j Jugal, l Lachrymal, po Postorbital, qj Quadratojugal, q Quadrate, sq Squamosal.

Discusión

Skorpiovenator es uno de los más completos e esclarecedores abelisáuridos encontrados hasta ahora. El casi completo y articulado esqueleto de este nuevo taxón ofrecen valisos detalles osteológicos que podrían ayudar para esclarecer la distribución de los caracteres entre los diversos terópodos abelisáuridos.
Los análisis filogenéticos apoyan la idea de un clado de terópodos abelisáuridos suramericanos que incluyen a Carnotaurus, Aucasaurus, Ilokelesia, Ekrixinatosaurus y Skorpiovenator. Este clado recibe el nombre de Brachyrostra (Fig 3 b-e) y está caracterizado por cráneos acortados y fuertemente ornamentados y con un progresivo acortamiento de la órbita. En contraste con hipótesis filogenéticas previas, Ilokelesia está situado dentro de estas formas de abelisáuridos con el malgache Majungasaurus como taxón hermano del grupo Brachyrostra. Se ha sugerido que la presencia de estructuras semejantes a cuernos representan una apomorfía de Carnotaurus. Sin embargo, estas estructuras presentes en abelisáuridos difieren tanto en posición como en composición (p. ej. la prminencia frontal simple de Majungasaurus, un par de cuernos frontales en Carnotaurus, y huesos postorbitales expandidos dorsalmente en Skorpiovenator y Ekrixinatosaurus), lo cual cuestiona esta idea.
Los abelisáuridos son considerados un taxón clave en interpretaciones paleobiogeográficas de los modelos mutuamente excluyentes "Modelo pan-Gondwana", el cual sugiere conexiones entre las principales masas continentales de Gondwana durante el Cretácico temprano antes de que se separasen finalmente hacia principios del Cretácico tardío, y el modelo africano el cual apoya la existencia de conexiones entre Suramérica e India y Madagascar (pero no con África) durante el Cretácico tardío. La recuperación de ejemplares del taxón Brachyrostra únicamente en suramérica sugiere un tercer modelo alternativo para la diversificación de los abelisáuridos, en el que algunos abelisáuridos suramericanos pudieron quedarse asilados de los individuos africanos o Indo-madagascarianos. Como modelo alternativo concuerda con la reconstrucción paleogeográfica de la secuencia de aislamiento de las masas continentales de Gondwana, pero no se aplica necesariamente a la diversificvación del resto tetrápodos terrestres cretácicos de Gondwana.
El descubrimiento de Skorpiovenator también ayuda a clarificar la distribución cronoestratigráfica de otros terópodos de Gondwana como los carcharodontosáuridos. Estos eran dinosaurios depredadores de gran tamaño de los cuales, algunos autores sugieren que sobrevivieron hasta tiempos del cretácico tardío. Esta suposición está basada en el hallazgo de dientes post-cenomanienses de pequeño tamaño parecidos a los de los carcharodontosáuridos. Sin embargo, estos dientes exhiben algunos caracteres encontrados también en Skorpiovenator, por lo que consideramos que el registro de carcharodontosáuridos post-cenomanienses es dudoso. Dada la posibilidad de que dichos dientes representen a abelisáuridos no pueden ser usados para contradecir la extinción de carcharodontosáuridos suramericanos en períodos posteriores al cenomaniense hipotetizada por Novas et al. 2005.





Fig. 3 a Cladograma consensuado mostrando las relaciones filogenéticas de S. bustingorryi dentro de los terópodos. El registro de 17 taxones y 113 caracteres fue analizado usando TNT1.0, resultando en un simple árbol. Características anatómicas importantes en los brachyrostranos: b Vértebra caudal de I. aguadangradensis. c Vista lateral del cráneo de S. bustingorryi. d Extremo proximal de la tibia derecha de E. novasi. e Extremo distal de la tibia izquierda, fíbula y astrágalo de A. garridoi

viernes, 12 de diciembre de 2008

Dongyangosaurus sinensis

Lu, J., Azuma, Y., Chen, R., Zheng, W., and Jin, X. (2008) Un nuevo Saurópodo titanosauriomorfo de principios del Cretácico superior de Dongyang, de la provincia de Zhenjiang: Acta Geológica Sinica, v. 82, n. 2, p. 225-235.

Abstract: Un nuevo Saurópodo titanosauriforme Dongyangosaurus sinensis gen. et sp. nov. de principios del Cretácico Superior de la localidad Dongyang, en la provincia de Zhejiang (China) surge a partir de parte del esqueleto postcraneal. Está caracterizado por una compleja laminación en la superficie lateral de las espinas neurales y en las postzygapófisis de las vértebras dorsales, una diferente fosa en la superficie ventral de las prezygapófisis de las vértebras dorsales, las cuales están también presentes en las superficies laterales de las postzyfgapófisis de las vértebras caudales anteriores. El Pubis es más corto que el Isquion. La complejidad de las láminas de las vértebras dorsales en Dongyangosaurus indican que hubo una gran diversificación de formas de titanosaurios durante el principio del Cretácico Tardío.

Palabras clave: Titanosauriforms, Dongyangosaurus, Fangyang Formation, Zhejiang Province

martes, 9 de diciembre de 2008

Quingxiusaurus youjiangensis

Mo, J-Y., Huang, C-L., Zhao, Z-R., Wang, W. & Xu X. (2008) Nuevo Titanosaurio (Dinosauria: Sauropoda) del Cretácico superior de Guangxi, China. Vert, PalAsiatica 46 (2) 147-156
Quingxiusaurus youjiangensis


Se informa del descubrimiento de un nuevo taxón titanosauriano, Quingxiusaurus youjiangensis de las rocas del Cretácico superior de la localidad de Nanning, Guanxi, China. Está representado por varios elementos postcraneales incluyendo la espina neural de una vértebra caudal, un par de placas esternales y un par de húmeros. El nuevo taxón fue diagnosticado en base a una combinación de los siguientes aspectos: cráneo sencillo, espinas neurales en las vértebras caudales alargadas y con forma de pala, y un bajo ratio de longitud entre las placas esternales y el húmero (alrededor de 0,65). Esta nueva forma, como otros taxones de titanosaurios recuperados de Asia, indica una morfología postcraneal muy modificada y una gran diversidad entre la fauna de saurópodos del Cretácico de Asia.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Pitekunsaurus macayai

Filippi, L.S. & Garrido, A.C. 2008. Pitekunsaurus macayai gen. et sp. nov., nuevo titanosaurio (Saurischia, Sauropoda) del Cretácico Superior de la Cuenca Neuquina, Argentina. Ameghiniana ,45(3), 575-590.

Pitekunsaurus macayai gen. et sp. Nuevo Titanosaurio (Saurischia, Sauropoda) del Cretácico Superior de Nequen Basin, Argentina. Se describe un nuevo titanosaurio procedente de los sedimentos de la Formación Anacleto (Campaniense Inferior-Medio). El espécimen está representado por partes del cráneo (la cámara cerebral, lateral izquierdo, y un diente), 4 vértebras cervicales, tres vértebras dorsales, 4 caudales, omóplato y ulna del miembro superior derecho, extremo proximal del fémur izquierdo, fragmentos de costillas y algunos restos inciertos.

Pitekunsaurus está caracterizado por las siguientes autopomorfías (Carácter derivado, presente en un taxón concreto, pero no compartido. Por este motivo no contiene información filogenética):
Crecimiento del hueso Basisphenoid (hueso que forma la base de la cámara cerebral y que está antes del hueso Basioccipital) ampliamente separado y proyectado paralelamente, vértebtra cervical anterior con pequeñas depresiones o surcos en la zona espinal de la sinopostzygapophyseal lamina, centropostzygapophyseal lamina desviada proximalmente en la anterior vértebra dorsal, y una centrodiapophyseal lamina posterior con una lámina accesoria en la vértebra dorsal anterior.
La existencia de dos tipos de articulaciones en las vértebras caudales posteriores, una bicóncava y la otra biconvexa, indica una cercana relación con Rinconsaurus caudamirus, sugiriendo que la morfología caudal de los titanosaurios es mucho más compleja y más variada de lo que previamente se supuso.


jueves, 20 de noviembre de 2008

Cladograma de Dinosauria

No recordaba que tenía esta imagen grabada, pero, fortuitamente, he dado con ella y me parece muy instructiva, de modo que la pondré aquí (y así seguro que no se me pierde):




Saludos.

P.D.: Nótese que se incluye el clado Aves dentro de los terópodos.

Aerosteon Riocoloradensis




Hacemos una pausa de nuestro viaje por los sistemas extrasolares y dirigimos la atención de nuevo hacia el pasado muy pasado, concretamente al Santoniense (Cretácico superior) , hace unos 85 millones de años, para encontrarnos con un nuevo dinosaurio terópodo emparentado con los un poco más antiguos Allosaurus (y perteneciente por tanto a la superfamilia Allosauroidea) denominado Aerosteon Riocoloradensis (cuyo nombre significa "huesos aéreos del río Colorado").

Lo de "huesos aéreos" viene porque en los huesos de dicho animal se han encontrado cavidades muy parecidas a las cavidades de los huesos de las aves modernas, las cuales utilizan dichas cavidades para conducir el aire impulsado por una serie de "bolsas de aire".

Se puede consultar el enlace de la noticia aquí.

Pero para quien no le guste el inglés (a mi tampoco me gusta), haré una traducción de las mías:

"Abstract:
Las aves modernas poseen un único y heterogéneo sistema pulmonar consistente por un par de pulmones rígidos y anclados dorsalmente y una serie de "bolsas de aire" que operan a modo de "fuelle", conduciendo el aire inspirado por los pulmones. Las evidencias procedentes del registro fósil sobre el origen y la evolución de este sistema son extremadamente limitadas porque los pulmones raramente se fosilizan, y también porque los ya mencionados sacos o bolsas de aire raramente "pneumatizan" (inundan de aire) los huesos del esqueleto y no dejan rastro de su presencia.

Metodología/Principales hallazgos: Describimos aquí un nuevo dinosaurio depredador del Cretácico Superior de las rocas Argentinas, Aerosteon riocoloradensis, el cual exhibe una extrema "pneumatización" de los huesos del esqueleto, incluyendo cavidades en la fúrcula y el íleon (huesos de la cintura escapular y pélvica respectivamente). En las aves modernas, estos dos huesos esta "pneumatizados" por los sacos de aire clavicular y abdominal que están involucrados en la ventilación pulmonar. También describimos algunos huesos "pneumatizados" procedentes de la gastralia (costillas estomacales), las cuales sugieren la presencia sacos de aire en el tórax.

Conclusiones/Significado: Presentamos un modelo de 4 fases de la evolución de los sacos de aire y de la ventilación pulmonar basada en el registro fósil conocido de dinosaurios terópodos y su correlación osteológica con las aves vivientes.

Fase 1: Desarrollo de bolsas de aire cervicales en terópodos basales no posterior al Triásico superior.
Fase 2: Diferenciacion de los sacos de aire para la ventilación típica aviana, incluyendo las divisiones craneales (saco de aire clavicular) y caudales (saco de aire abdominal), en los terópodos basales durante el Jurásico. Un tracto respiratorio heterogéneo con sacos de aire sugieren la presencia de pulmones rígidos anclados dorsalmente con ventilación por flujo.
Fase 3: Evolución de una primitiva bomba costosternal en terópodos manirraptoriformes antes del fín del período Jurásico.
Fase 4: Evolución de una desarrollada bomba costosternal en los manirraptoriformes antes del fín del período Jurásico.

Además, se concluye:

1. La llegada de la ventilación pulmonar unidireccional aviana no se puede establecer con exactitud ya que la evidencia osteológica aún tiene que ser identificada con una ventilación uni o bidireccional.

2. El origen y la evolución de los sacos de aire avianos pudo haber estado conducida por uno o más de los siguientes factores: ventilación pulmonar por flujo de aire, equilibrio locomotor, y/o regulación térmica.
"


Bueno, para esclarecer un poco el tema del funcionamiento del sistema respiratorio aviano aquí pongo una imagen:



En la siguiente imagen podemos ver la estructura de un hueso de ave, con cavidades que se pueden inundar de aire empujado por los "air sac's":

Azdárquidos: reinterpretación



Gracias al blog de El PaleoFreak, he dado con una noticia que me parece interesante referente a este bonito grupo de animales perteneciente a los Pterosaurios.
La noticia original se puede consultar aquí.
Los Pterosaurios son un grupo de animales pertenecientes al grupo basal de reptiles Archosauria que desarrollaron adaptaciones necesarias para conquistar los cielos y mentener una hegemonía sobre el mismo que duraría más o menos lo mismo que duró el reinado de los Dinosaurios sobre la Tierra.
El grupo que nos concierne se denomina Azdarchidae y se refiere a un grupo de animales entre los cuales se vieron las mayores criaturas voladoras de todos los tiempos, como Quetzalcoatlus y Hatzegopteryx.

A continuación haré una traducción de una parte del artículo, me gustaría hacer la traducción entera pero dado que el artículo es muy extenso y aparte del trabajo necesario que implicaría se comería gran parte de la página principal del blog traduciré solamente la introducción:

Abstract (esto no se como se traduce :P):
Los Pterosaurios azdárquidos estaban entre los más extendidos y exitosos grupos de pterosaurios, pero su paleoecología aún permanece bajo controversia. Los aspectos morfológicos más comunes a todos los azdárquidos incluyen un rostro alargado y afilado; cilíndricas y alargadas vértebras cervicales formando un cuello largo e inusualmente poco flexible y alas proporcinalmente cortas con una reducida cuarta falange.
Los azdárquidos han sido considerados como carroñeros, rebuscadores de sedimentos, nadadores, depredadores aéreos, u oportunistas, pero recientemente la mayoría de los investigadores los han considerado como animales que pescaban al vuelo usando sus grandes picos para surcar el agua recorriendo una gran distancia para capturar piezas.
Sin embargo, este modelo carece del soporte morfológico y anatómico necesario. Los azdárquidos carecían de la mayoría de las especializaciones mostradas por las aves modernas que se alimentan de este modo.
Los cráneos completos y bien preservados de estos animales son raros, pero los fragmentos que se conservan, como las mandíbulas inferiores y otras partes del cráneo hacen que el conjunto sea diferente de aquellos animales modernos que pescan al vuelo u otros que se alimentan revolviendo sedimentos.
Los datos tafonómicos indican que los azdárquidos eran, predominantemente, animales de interior y no costeros, y la morfología de estos indica que estaban pobremente provistos para todos estos estilos de vida propuestos anteriormente.
Las huellas encontradas muestran que sus pies eran relativamente pequeños, esbeltos, estaban almohadillados y, por contra, no adaptados para vadear como las aves zancudas. Aquí sostenemos la propuesta de que los azdárquidos eran más bien como enormes cigüeñas terrestres oportunistas rebuscando en diversos entornos pequeños animales y carroña. Competentes habilidades terrestres y un cuello relativamente poco flexible están en concordancia con esta interpretación.

Introducción
Los azdárquidos fueron un grupo de Pterosaurios altamente exitoso durante el período Cretácico, se distribuyeron prácticamente alrededor de todo el mundo, con un registro fósil que abarca quizás desde el período Aptiense/Albiense (parte superior del Cretácico inferior) hasta el Maastrichtiense (finales del Cretácico superior). Sus fósiles son relativamente abundantes en el Cretácico superior y son bien conocidos en formas como el gigantesco Quetzalcoatlus Northopi en el Maastrichtiense (con una envergadura alar de unos 10 metros) o el incluso mayor Hatzegopteryx Thambema (del Maastrichtiense Rumano y de unos 12 metros de envergadura) Sin embargo, no todos los azdárquidos eran gigantescos, y el clado también incluye formas más pequeñas como el Montanaazdarcho Minor del Campaniense (Cretácico superior) de Montana (unos 2,5 m.), Zhejiangopterus Linhaiensis del Campaniense de China (3,5 m) y Bakonydraco Galaczi del Santoniense (también Cretácico superior) Húngaro (3,5 m).
Los restos más recientes de azdárquidos aún se encuentran esperando una reevaluación: Un posible azdárquido del Jurásico superior de Tanzania que ha sido catalogado como un Ctenochasmatidae, mientras que de la formación de Jiufotang, el taxón Eoazdarcho Liaoxiensis (1,6 m) no está claro si es un azdárquido o un pteranodóntido.
Los azdárquidos comparten un algunos caracteres de pterosaurios pertenecientes a los tapejáridos de América del Sur y China, y otros con los tupuxuáridos y todos ellos se agrupan dentro del clado Azdarchoidea dentro de la grandísima familia Pterodactyloidea.
Los fósiles de azdárquidos son relativamente abundantes comparados con los de otros azdarcoideos: aunque muchos son fragmentarios, se conocen esqueletos completos, pero hay que describirlos adecuadamente. A pesar de estos problemas, reconocemos que, mientras algunas diferencias menores en el cráneo y las proporciones de los miembros pueden ser encontradas a lo largo de todo el clado Azdarchoidea, hay bastantes similitudes morfológicas en este grupo: todos los azdárquidos exhiben grandes cráneos, rostros afilados, largas y cilíndricas vértebras cervicales, alas proporcionalmente cortas con un corto cuarto falange y unos alargados miembros posteriores. Estos aspectos anatómicos combinados con el gran tamaño de alguno géneros hacen a los azdárquidos uno de los más sorprendentes y distinguidos grupos de Pterosaurios.
Mayoritariamente, la mayor controversia en los estudios de azdárquidos concierne a su paleoecología, la cual sigue siendo enigmática debido a su inusual anatomía, las características de sedimentación en los que los fósiles fueron encontrados, y la carencia en general de investigaciones sobre la biomecánica de los pterosaurios que no se refieran a la mecánica del vuelo.
Muchos autores han hecho especulaciones sobre la paleoecología, a menudo mostrando una preferencia por un modo de vida de pesca al vuelo. Los únicos animles actuales que presentan este modo de vida (Laridae, Charadriiformes) son un altamente especializado grupo de aves parecidas a las gaviotas que sobrevuelan la superficie del agua hendiendo la superficie con sus alargadas y lateralmente comprimidas mandíbulas inferiores y capturando las piezas que encuentran. El comportamiento para la alimentación y la morfología de este tipo de aves (skimmers) es bien conocido. Las especies Thalasseus maximus y Hydroprogne caspia están capacitadas para este modo de alimentación pero carecen de muchas de los aspectos inusuales de Rynchops (skimmer tomado como referencia).
A pesar de la preferencia que muchos especialistas en Pterosaurios tienen sobre este concepto de alimentación en azdárquidos, se han realizado también pequeñas investigaciones sobre la viabilidad biológica sobre estas y otras estrategias de alimentación. Mientras que la mayoría de azdárquidos son conocidos gracias a fragmentos aislados, los esqueletos completos nos proporcionan suficiente información para valorar las hipótesis sobre este grupo.

Con esto concluye la introducción del artículo. Acontinuación incluiré la traducción del apartado "Terrestrial stalkers" donde se propone la nueva interpretación de los azdárquidos:

Terrestrial stalkers
Nuestra interpretación de las evidencias nos ha llevado a concluir que los azdárquidos rompieron sus vínculos con una alimentación acuática asumida convencionalmente para los pterosaurios, y que en realidad eran oportunistas terrestres encontrando mucha de su comida a nivela del suelo. El número de linajes de aves que evolucionaron independientemente para explotar estos nichos sugiere que es altamente plausible que algunos pterosaurios pudieron hacer lo mismo. La distribución de fósiles de azdárquidos en entornos continentales corrobora esta hipótesis al menos en parte: con la posible excepción de carroñerismo forzado, todas las demás ecologías propuestas para los azdárquidos producirían una disposición geográfica de los restos distinta, pero la preferencia continental en la distribución sugiere un estilo de vida en el que la mayor parte del tiempo lo pasaban en tierra. Además, esta hipótesis explica más adecuadamente algunos detalles anatómicos que han resultado ser problemáticos en otras hipótesis, como la estructura y movimientos del cuello (recordemos, un cuello poco flexible) y los relativamente pequeños pies. A expensas de perder habilidades de natación o de vadeo, los pies cortos incrementan la eficiencia en la andadura, de hecho los pies de los azdárquidos estaban bien adaptados para andar, lo que añadido a las relativamente largas patas posteriores potencian esta visión como animales andadores ya que no solo aumenta la longitud de la zancada sino que facilita el paso a través de la densa vegetación y proporciona un ventajoso punto desde el que alcanzar las presas. El robusto esqueleto del pie y las plantas de los pies almohadilladas representan una evidencia adicional para un modo de vida terrestre proporcionando tracción y amortiguación al andar sobre superficies difíciles. Esta eficiente habilidad sobre la andadura está fuertemente soportada por el rastro fósil de un Haenamichnus, en el que se ve a los miembros dispuestos próximamente a la linea media del rastro. Otros rastros muestran que los pterosaurios no azdárquidos no eran tan eficientes en estas habilidades, lo cual puede indicar que la buena adaptación de los azdárquidos al entorno terrestre propcició una evolución hacia un incremento excepcional del tamaño corporal. Combinado con unas alas bien adaptadas para el vuelo sobre tierra continental, los azdárquidos parecen animales muy bien equipados para la locomoción en entornos terrestres de interior.
La inusual morfología de las manos y la ausencia de garras grandes sugieren que los azdárquidos no usaban sus patas superiores para agarrar presas, al menos en tierra. Se asume, por lo tanto, que sus mandíbulas eran los principales agentes para esta tarea. Debido a los largos miembros posteriores, se requiere poca flexión de los miembros superiores para aproximar la cabeza al suelo, tal y como se puede ver en la siguiente imagen:



La limitada movilidad del cuello indica que los azdárquidos no podrían "disparar" sus cabezas contra la presa tal y como lo hacen algunas aves modernas.



Bueno, el artículo sigue un poquito más pero ya estoy algo cansado. Recomiendo encarecidamente leer el artículo. Además está acompañado de magníficas reconstrucciones como la que sigue de un Zhejiangopterus linhaiensis:


La barra vertical de escala representa 0,5m.

O estas:



A: región occipital de un Hatzegopteryx en vista caudal.
B: Quetzalcoatlus northopi.
C: Zhejiangopterus linhaiensis.
D: Mandíbula inferior de Bakonydraco.
La barra de escala representa 10 cm.

Aquí abajo os muestro ahora una reconstrucción de un Quetzalcoatlus northopi en comparación con un Pteranodon ingens y una persona: